Estudiantes del Diplomado de Cronistas socializaron proyectos de investigación

La actividad se enmarcó en la lectura de las crónicas realizadas, y cada estudiante pudo conocer, no sólo importantes aspectos relacionados a los personajes, hechos y locaciones, sino también la interpretación del contenido, así como de cada expresión cultural abordada para aderezarle nuevos conceptos, siempre bajo el influjo del amor por Yaracuy.

Foto: Magaly Martínez

Los estudiantes que integran la 3era cohorte del Diplomado “Gilberto Antolínez” para la Formación de Cronistas del siglo XXI, dictado por la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY), socializaron el producto de sus investigaciones a través de la lectura de las crónicas que han escrito para ser presentadas como parte del requisito hacia obtención del certificado correspondiente.

El diplomado de cronistas fue reanudado tras la firma de un convenio interinstitucional entre la UNEY y la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (UNERG), creando un estrecho vínculo académico para favorecer el resguardo y tratamiento de la memoria local y regional con métodos científicos que conlleven el dominio de la investigación y la redacción hacia el sentido de pertenencia que permita fortalecer los lazos de identidad con la historia pormenorizada de un país, de un lugar, de una época o de un personaje, preservando así la memoria colectiva de los pueblos. Sigue leyendo

Anuncios

Coryatur y cronista inspeccionaron Minas de Aroa

En antesala a la Cuadragésima segunda Convención Nacional de Cronistas Oficiales de Venezuela del 19 al 22 de julio de 2014

Fotos: Magaly Martínez

La Corporación Yaracuyana de Turismo del estado Yaracuy (Coryatur), y el Cronista de San Felipe, Raúl Freytez, visitaron el parque Bolivariano Minas de Aroa, con el objetivo de planificar la visita que dispensarán los cronistas del país e invitados especiales internacionales a ese santuario pleno de historia patria, en ocasión de realizarse la Cuadragésima segunda Convención Nacional de Cronistas Oficiales de Venezuela, del 19 al 22 de julio en la ciudad de San Felipe.

Según la programación pautada para el domingo 20 de julio, los cronistas conocerán las diferentes rutas que han sido recuperadas por el Gobierno regional a través de Coryatur, en el Parque Bolivariano Minas de Aroa, junto a Inparques, el Instituto Nacional de Geología y Minería de Venezuela (Ingeomin), que iniciará en el Centro de Interpretación Casa Blanca, donde conocerán la historia de la comunidad que se formó en torno a las minas, y el significado de este legado en relación con los momentos históricos que vivió el Padre de la Patria Simón Bolívar, quien habría de testificar en las postrimerías de su vida en 1830, no poseer otros bienes más que las tierras y minas de Aroa. Sigue leyendo

San Felipe es Ave Fénix

Raúl Freytez / Fotos: Magaly Martínez / Mariela Léon

Del angustioso ayer sólo quedan las remembranzas del Cerrito de Cocorote, y más allá las evocaciones de la Iglesia de Nuestra Señora de la Presentación donde se puede apreciar la pila bautismal con la inscripción en latín: “Esta se hizo día 17 de diciembre de 1748 aún siendo mayordomo señor Barquilla padre, hijo, espíritu santo”, pregonando en su altivez la herencia del San Felipe inmortal. Sigue leyendo

Don Guillermo Roldán y su universo de colores, aromas y clientes

Nuestra historia comienza en el apacible San Felipe de los años 40, un poblacho con calles empedradas y jardines de olorosos jazmines, de unas veinte mil almas, que se acostaban a la 7 de la noche como las gallinas y se levantaban con los cantos de los gallos.

Hugo Álvarez Pifano

Su tienda: “Casa Roldán”, establecida desde tiempo inmemorial en la Calle Libertador de San Felipe -antigua Calle Real y posteriormente llamada 5ª Avenida- era un inmenso emporio del más diverso surtido de mercancías de todo tipo, algo increíble de concebir a la imaginación más desbordada, solo comparable a un gran bazar turco, de las maravillosas historias que contaba Scherezada en “Las mil y una noches” En efecto, allí se ofrecía diversidad de objetos útiles y abundancia de futilidades, bellas artesanías y “obras de arte” propias de un museo de horrores. Hablamos de los años 40, una época en que no existían tiendas por departamentos, supermercados y menos aún centros comerciales. No importaba, Don Guillermo Roldán cubría todas esas necesidades y otras más: adaptaba anteojos, proveía muletas, bastones, cabestrillos y hasta vendía alpargatas triple x, para enfermos de elefantiasis, una dolencia muy común en el Yaracuy de esa época. Pero, por sobre todas estas cosas privaba su condición de honesto comerciante, imbuido en la filosofía de una entera vida: todo es comercializable, cada cosa se puede comprar y después vender, en consecuencia Don Guillermo compraba cualquier objeto que le ofrecían en venta para después revender. Sigue leyendo

Cronista de San Felipe entregó su memoria de gestión

El Cronista de San Felipe, Raúl Freytez, presentó el Informe de su gestión durante el año 2013 al Concejo Municipal de San Felipe del Estado Yaracuy, como órgano auxiliar que es de esa Institución municipal, pero también de manera muy especial al pueblo sanfelipeño que apoyó todas y cada una de las actividades realizadas, así como a los estudiantes, docentes, padres y representantes, e integrantes de los consejos comunales, quienes valoraron el esfuerzo de la Dirección del Cronista, dirigidos siempre a la investigación de la micro historia, cultura y tradiciones que nos honran y otorgan gentilicio. Sigue leyendo

Nació el libro “Campanario”, de Raúl Freytez

Raúl nos abre las páginas del libro “Campanario”, para narrar las tragedias que sufrió el Cerrito al ser destruido tres veces por las autoridades monárquicas de Barquisimeto, y finalmente por el terremoto del 26 de marzo de 1812.

William Ojeda García

Es un regalo que nos da el cronista gracias a su entrega sin límite, a su perseverancia y a esa emoción característica de sus letras, amalgamadas en esta obra suya -ahora de todos- donde recoge reminiscencias de un pasado y de un presente hacia la comprensión de quiénes somos, del lugar donde venimos y hacia dónde vamos.

Su libro pareciera una confesión íntima de corazón a corazón con su pueblo, porque allí lo dice todo sin ocultar ni negarnos nada. Nos lleva por todos los tiempos y nos asoma al siglo XVII, escardilla en mano, con la presencia de un asentamiento de españoles cerca de San Jerónimo de Cocorote donde más tarde nació el pueblo El Cerrito, cuyos pobladores  edificaron una pequeña iglesia ayudados por el Cura doctrinero de Guama Carlos Becerra, el lugar escogido para realizar el primer bautizo, el 4 de julio de 1694. Poco después el poblado tuvo cura propio: Juan Naranjo Suárez, ejerciendo su apostolado y enseñando las letras a los hijos del pueblo. Sigue leyendo

Contaminación del río Yaracuy: No basta con un “No lo haré de nuevo”

De cualquier modo, estas empresas causantes del daño ambiental, deben ser objeto de sanciones inmediatas en atención a las disposiciones generales de la Ley Orgánica del Ambiente.

Foto: Magaly Martínez

Como un hecho lamentable y desde todo punto de vista criminal, calificó el Cronista de San Felipe, la contaminación que afecta el río Yaracuy por parte de las empresas cercanas a las riberas del torrente regional, toda vez que atentan con el medio ambiente, su flora y fauna, y deterioran el trabajo que ha venido realizando el gobierno regional de dragado, limpieza y reencauzamiento del afluente con su salida al Golfo Triste del Mar Caribe.

“Desde la Dirección del Cronista deploramos este acto imperdonable de arrojar agentes contaminantes a las aguas del río Yaracuy, injustificable e irracional además, pues da claras muestras de una lamentable falta de pertenencia y un irrespeto a la “Ley sobre sustancias, materiales y desechos peligrosos”, que en su Artículo 6 prohíbe la descarga de sustancias, materiales o desechos peligrosos en el suelo, en el subsuelo, en los cuerpos de agua o al aire, en contravención con la reglamentación técnica que regula la materia, pues debemos inferir que esta empresa está preparada para eliminar los desechos en plantas acondicionadas para tal fin, precisamente para no perjudicar el ambiente por imprudencia, negligencia o impericia, argumentó Raúl Freytez. Sigue leyendo

Yaracuy: La piedra y el agua se unen para otorgarnos yaracuyanidad

Raúl Freytez

Foto: Magaly Martínez

“…nombre de indio, o de un río, sea cual fuere el sentido que se le quiera dar, Yaracuy pertenece no sólo a la geografía de Venezuela, sino que implica una dimensión emocional, señala una modalidad espiritual”. (Manuel Rodríguez Cárdenas)

Soy amante fiel de las tradiciones de mi tierra y una de ellas, por su representatividad, es la significativa presencia de la imponente escultura que muestra los trazos fornidos de un indígena apuntando con su mano izquierda el lugar donde se apresta a lanzar el hacha. Junto a él, un tigre criollo. Ambos revelan su indócil naturaleza, al final de la avenida Yaracuy en San Felipe.

Estoy confeso. El título “Mármol desnudo”, correspondiente al capítulo VIII (Págs. 55-60) del libro Aguas Lejanas, logró que personalidades respetables de la región expresaran su criterio a través de argumentos, para negar la existencia del cacique Yaracuy. Esta polémica es trascendental dada la seriedad manifiesta de los columnistas y profesionales en la materia.

Por esta feliz ocurrencia, finalmente conoceremos la verdad al rasgar el velo de incertidumbre que ensombrece al polémico aborigen. Al fin y al cabo, por cruda que sea la realidad, jamás podremos arrancar de nuestros corazones esa creencia tan propia. Va más allá, es costumbre; pieza esencial de nuestra tradición, acrecentada y ennoblecida por la fortaleza espiritual de todo un pueblo orgulloso de su nombre, que en términos jurídicos podríamos enunciar las frases “Inveterata consuetudo” como la convicción colectiva de que la práctica reiterada, pacífica y constante de un accionar, es jurídicamente válida, de allí el aforismo “la costumbre se hace ley”. Sigue leyendo

Oriol Parra hizo del periodismo su razón de vida

Hoy, retirado del diarismo y de la política, pero jamás de las letras y de los libros, se dedica a estudiar, investigar y escribir, y una de sus obras relata con pasión la historia de Yaracuy “Leguas abajo”, así como “El signo de mis valles”, crónicas maravillosas de los primeros años de lo que fue el Gran Valle de Yaracuy.

Raúl Freytez / Foto: Magaly Martínez

En ese transitar incansable por rescatar del olvido aquellos personajes que han hecho de San Felipe el refugio de sus positivas andanzas, seguimos hurgando en cada rincón de sus calles y barriadas, donde siempre hay un recuerdo vivo que les hace permanecer en nuestra memoria, bien en su accionar de educadores, médicos, artistas, comunicadores, bohemios, vendedores ambulantes, gente del pueblo y hasta amables locos, porque de chiflado todos tenemos un poco, que en mejores términos precisaremos como excéntricos, ya que son personas seguras de lo que quieren en la vida, y que por esa misma razón podríamos considerarles originales, geniales y centrados en sus ideas, que hay muchos en nuestro suelo, por suerte. Es esa gente con la que nos agrada conversar porque aprendemos en el articular ameno de las palabras que como ráfagas, o pausadamente, nos obsequian relatos a través de su vasta experiencia.

En esta ocasión, Bitácora del Cronista recibe con beneplácito a un hijo del barrio Zumuco, Oriol Ramón Parra, aguerrido escritor, periodista, prosista y acaudalado orador de una integridad extraordinaria, que ha sabido entregarse en cuerpo y alma al terruño donde nació, y desde muy chico se apasionó por el mundo de las letras, siempre al lado de un libro, pues asegura que nunca ha dejado de estudiar. Además de comunicador social, este carismático personaje es cronista e investigador, y tiene otro oficio nada común: la redacción de discursos. Sigue leyendo

LUANGO, yaracuyanidad a punta´e talento

En la casa de Miguel Ángel Castillo, en la urbanización Obispo Alvarado, donde viví mis años de niño, y adolescente, se engendraron los primeros ensayos de Luango y los sueños afloraron en sangueos, fulías, parrandas, aguinaldos y voces, que “afinaítas” dejaban entrever lo que sería una de las agrupaciones musicales de mayor prestigio en Yaracuy, Venezuela y el mundo.

Raúl Freytez

En un gran lienzo donde pintores riegan matices de versos y melodías, San Felipe, a las faldas del Chimborazo, rocía su mies pródiga de gente artista. Alboradas y nocturnos tiñen de armonía el ambientado pentagrama, “alto la fama pregona”, y el viento silba sus canciones. Sigue leyendo