Negros, mulatos y zambos en la independencia de Venezuela

“En todo el territorio venezolano, al iniciarse la lucha por la independencia nacional la mano esclava estaba representada por 87.000 negros, 24 mil negros cimarrones y por los indios de captura sometidos a un régimen legal de esclavitud atenuada; los negros libres manumisos e indígenas tributarios ascendían a 134.396”.
William Ojeda García
Esas historias arrimadas a intereses particulares esconden verdades que han sido sesgadas y manipuladas, seguramente por influencias de “mecías divinos” que todo lo componían a nombre de un todopoderoso apoyados por las bayonetas de la corona imperial, acerca de la presencia en nuestro país y particularmente en Yaracuy de la población esclava en gestas heroicas.
Poco se ha dicho de la participación de los afrodescendientes, sus héroes y heroínas, en los intentos libertarios, emancipadores de la independencia de Venezuela. Con el alzamiento del Negro Miguel en Buría, Nirgua apenas se asoma como un grito por la libertad de los pueblos oprimidos que pudo abrir conciencia y marcar significativamente acontecimientos posteriores que nos llevaron a la Venezuela independiente.

Marcial Ramos Guedez, historiador

Marcial Ramos Guedez, historiador

En atención escuchamos a José Marcial Ramos Guédez, afrodescendiente con un doctorado en historia y de los más connotados especialistas en la materia que existen en el país, quien fuera nuestro profesor del Diplomado de Formación de Cronistas del Siglo XXI “Gilberto Antolinez” promovido por la UNEY y la Casa Nacional de las Letras “Andrés Bello”, resaltando la importante participación de los negros, mulatos y zambos en la guerra de independencia de Venezuela, cuya lucha desencadenó numerosos enfrentamientos armados que se prolongaron entre 1810 y 1823 convirtiendo al país en un sangriento campo de batalla.
Enfrentamientos que tuvieron un carácter de guerra civil y social donde, según Ramos Guédez, adquirió importancia el problema de los afrosdecendientes sometidos a la más cruel esclavitud, quienes se incorporaron a las batallas tanto del lado de los realistas como del lado de los patriotas.

La mano esclava de Venezuela, un oprobio para latinoamerica

La mano esclava de Venezuela, un oprobio para latinoamerica

Los sectores de la clase social dominante esclavistas, de la monarquía e independentistas, se opusieron férreamente a la abolición de la esclavitud, sin embargo Simón Bolívar en 1816 emitió dos decretos, mediante los cuales abolía la esclavitud y en el Congreso de Angostura en 1819 y en el Congreso de Cúcuta en 1821 solicitó la liberación de los esclavizados quienes recibían trato inhumano y atropellos de toda calaña.
Era tanto la vorágine de los explotadores que no le pararon mucho a estas decisiones, continuaron con la trata humana con tal de llenar sus botijas manchadas con sangre y sufrimiento de otros. Algunos de los que formaron la Junta Patriótica en los sucesos del 19 de abril de 1810, eran “dueños” de vidas humanas, “propietarios” de esclavos, igual que otros firmantes del acta de independencia quienes por intereses personales, fundamentalmente económicos, no se les aguó el ojo para oponerse a la abolición de la esclavitud porque también eran “dueños” de hombres y mujeres esclavos, todo ello amparado por monjes cómplices de las atrocidades inhumanas que se cometían contra esta población de sangre africana.
O tal vez tenían miedo de que entraran nuevos esclavos para ensanchar sus arcas, por aquello de que Haití había proclamado su independencia convirtiéndose en la primera república negra libre del mundo y esos afrodescendientes revolucionarios pudieran venir a Venezuela a “infestarles” su territorio y les echaran a perder el sucio negocio de la trata humana y seguir robándose las riquezas de estos pueblos que iban a los bolsillos de reyes.
En una interesante obra del profesor Ramos Guédez, aunada a su exposición catedrática, señaló a sus alumnos que estos intentos enfrentaba los intereses de los “propietarios” de seres humanos y ante ello los africanos y descendientes sometidos a la despiadada humillación y explotación esclavista, tomaron la decisión en varias ocasiones de huir y convertirse en cimarrones; otros se incorporaron a la vida militar enrolándose en los ejércitos como soldados u oficiales, particularmente en las filas militares de los patriotas donde anhelaban conseguir su derecho a la libertad. Muchos afrodescendientes liberados en los campos de batalla luego de finalizada la guerra de independencia, fueron reclamados por sus antiguos amos y se ha comprobado que en varias ocasiones el Estado venezolano canceló indemnizaciones, como también estos afrodescendientes tuvieron que esperar que el Presidente José Gregorio Monagas emitiera el decreto de ley de abolición de la esclavitud en nuestro país.

Advierte el Profesor José Marcial Ramos Guédez, que aún después de la declaratoria de la independencia de Venezuela el 5 de julio de 1811, para 1816 el país arrastraba el problema de la esclavitud y según el historiador Federico Brito Figueroa, “en todo el territorio venezolano, al iniciarse la lucha por la independencia nacional la mano esclava estaba representada por 87.000 negros, 24 mil negros cimarrones y por los indios de captura sometidos a un régimen legal de esclavitud atenuada; los negros libres manumisos e indígenas tributarios ascendían a 134.396. A la luz de estas cifras es posible afirmar que la mano de obra esclava, en víspera de la emancipación, equivalía al 18 por ciento y la mano de obra en condiciones una modalidad de la servidumbre, el 21 por ciento de la población total”. En Yaracuy habían esclavos donde sus amos tenían grandes extensiones que la tal Compañía Guipuzcoana se robó y saqueó a nombre de Felipe V.
La situación esclavista había sufrido algunos cambios debido al impacto de la guerra contra la corona española y los virajes legislativos que ocurrieron, tal como se aprecia al tomarse en consideración los sucesos del 19 de abril de 1810, donde se prohibió la trata de negros sin plantearse la abolición de la esclavitud.
Al nacer la República tampoco se abolió el sistema esclavista, tan solo prohibió la importación de esclavos que en la práctica no existía desde finales del siglo XVIII. El mercado de esclavos continuó amparado por normas legales y sin otra justificación que las necesidades de producción a costa de la explotación humana.
Anota el catedrático que la guerra de independencia trajo consigo pugnas económicas y sociales que sembró crisis en el país, lo cual repercutió fuertemente en el sistema de esclavitud que de hecho sufrió ciertas modificaciones durante el proceso de la lucha armada influyendo en el estatus jurídico de los esclavos.
En el periodo 1819-1823, se fortalecen en el país los esfuerzos por la emancipación nacional, al lograr las fuerzas militares patriotas derrotar a las fuerzas del imperio español en dos importantes escenarios de carácter bélico: la batalla de Carabobo el 21 de junio de 1821 y la batalla del Lago de Maracaibo el 24 de julio de 1823. No obstante la población sometida a la esclavitud no logró ser favorecida por una Ley abolicionista, sin negar las propuestas que en tal sentido hiciera el Libertador Simón Bolívar.
También señala Ramos Guédez que en la llamada primera República, 1811-1812, el Generalísimo Francisco de Mirando fue nombrado Jefe Máximo de Venezuela (dictador) “y cuando vio amenazada la estabilidad del gobierno que el presidía, por los múltiples ataques que las fuerzas realistas desencadenaron contra los patriotas, se ve obligado a fortalecer al ejército emancipador, y en tal sentido: “La Cámara de Representares del Estado Soberano de Caracas, dio luz verde a un decreto de fecha 21 de junio de 1812, en el cual se solicitó: ”… se procede a la conscripción de mil esclavos que comprara el Estado, pagándolos cuando fuese posible y que estos mil esclavos se destinen inmediatamente al ejército ofreciéndoles en tiempo oportuno que al cabo de cuatro años se les dará la libertad o antes si se distinguen en la campaña a satisfacción de sus jefes”. El decreto no se pudo ejecutar debido a la delicada situación que afectada a la República, lo que trajo conflictos ante la rebelión de los esclavos en los valles de Barlovento y en el litoral central; revelación que fue auspiciada por hacendados y sacerdotes partidarios de la monarquía, cediéndose la fortaleza de Puerto Cabello que estaba al mando de Bolívar esto se suma las consecuencias que dejó el terremoto que destruyó a San Felipe El Fuerte y afectó otras poblaciones del país Hay que señalar que muchos de los esclavos fueron llevados a las haciendas y centros de producción y otros se incorporaron al ejército patriota, principalmente bajo el mando de José Antonio Páez para las batallas en los llanos de Apure, Guárico y Barinas

El dolor siempre estuvo presente en los hijos del África

El dolor siempre estuvo presente en los hijos del África

La historia impuesta en pocas ocasiones menciona a los héroes y heroínas a los que muchos de estos historiadores llaman “la gente de color”, quienes participaron en la lucha armada, entregaron sus vidas como soldados u oficiales en tantas batallas por consolidar nuestra independencia y allí aparece José Joaquín Veroes, nacido en San Felipe en 1789, descendiente de negros africanos quien participó en las campañas bélicas de la Primera y Segunda República de Venezuela y durante cinco años fue prisionero de los realistas en el Castillo San Felipe de Puerto Cabello y Cartagena de Indias. Luchó contra los realistas en Cartagena y Santa Marta y en 1824 estuvo en Perú y formó parte de los oficiales que tomó el Puerto de El Callao. Fue declarado Ilustre Prócer de la Independencia y sus restos descansan en el Patean Nacional desde 1942. Pero hay muchos próceres negros, mulatos y zambos nacidos en Venezuela que tienen que ver con el nacimiento y continuidad de la República, generalmente omitidos en nuestros anales patrios
*Cronista. williansyaracuy@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s