Un extraño visitante y Blasina

Nadie se condolió de aquel pobre infeliz. Tan sólo Blasina, la huevera, tuvo piedad de él y le ofreció una cestita de huevos

Domingo Aponte Barrios / Foto: Magaly Martínez

El espantoso terremoto del 26 de Marzo de 1812 que destruyó totalmente a San Felipe El Fuerte, dio origen a muchas leyendas que circularon profusamente en la nueva ciudad construida por los sobrevivientes al lado mismo de las históricas ruinas.

Se dice que al mediodía de ese 26 de Marzo, llegó a San Felipe un anciano de luenga barba de manos callosas, calzado con sandalias y vestido con una casaca larga y raída; se apoyaba en un cayado y en el cuello traía una campanita que sonaba frenéticamente al caminar: Era un leproso.

A su paso, se apartaban todos por temor a la terrible y contagiosa enfermedad. Todos le lanzaban piedras y restos de vegetales putrefactos. El pobre hombre los apostrofaba diciéndoles: “Rezad, rezad, almas viles que hoy perseguís a los profetas; almas de maldad, nido de víboras, volved los ojos al Señor y escuchad mi voz que es la voz del Señor y es la voz de los de abajo”.

Los soldados lo hacían huir hiriéndolo con sus lanzas, mientras la multitud le perseguía y le lanzaba objetos.

Nadie se condolió de aquel pobre infeliz. Tan sólo Blasina, la huevera, tuvo piedad de él y le ofreció una cestita de huevos. Era Blasina una muchacha de unos nueve o diez años que salía todos los días a entregar a las familias pequeñas cesticas de huevos. Era una muchacha alegre y despierta. El anciano la miró a los ojos y le dijo: “Únicamente tú en esta villa ha oído la voz del alto cielo. Yo soy aquel profeta que no conoció la muerte… Yo soy el Señor de la Justicia y la Ecuanimidad. Ora y confía que nada padeceréis tú ni los tuyos. Y como señal del cielo, tus ojos serán tornados de negros en azules. Una luz partió de los ojos del profeta, y sobre las pupilas de la niña se esparció desde entonces el color de los cielos”. Blasina vivió hasta edad centenaria, en su modesta casita, ubicada en la hoy calle 8 con Avenida Tercera, entonces sin nombre y después llamada Monagas. A una cuadra, en la misma calle Monagas o Tercera Avenida con calle 9, vivía Salomé Sequera quien contó toda esta historia de Blasina a Don Ramón Jaspe y este se lo contó a Gilberto Antolínez quien recoge esta leyenda en su libro CICLOS DE LOS DIOSES, editado por el Centro Experimental de Talleres Artísticos CETA, compilación del profesor Orlando Barreto.

El extraño visitante dijo a Blasina: “Ve a tu casa y a los tuyos reúne, y con ellos reza la oración del Santo Juez para que invisibles quedéis cuando por aquí pasen los demonios de la destrucción. Ora y confía, que nada padeceréis ni tú ni los tuyos”. Y el anciano partió. Y como él había dicho, después del terremoto, sólo quedó en pié, en ese sector, la casita de Blasina.

El anciano se dirigió hacia Las Tapias, más al Sureste. Allí visitó la casa de los Elizondo, donde esta familia y el señor de Amiama, que se encontraba allí, le dieron de comer al pobre anciano quien también les advirtió a ellos la desgracia que iba a sobrevenir a San Felipe. Esa casa, la Casa de Las Tapias fue la única de allí que se mantuvo intacta después del terremoto. Hace pocos años fue destruida para hacer una urbanización.

Blasina vivió muchos años, como dijimos antes, y se hizo célebre así como su casa y el zanjón que se encontraba al frente de la vivienda, en la popular barriada de Cantarrana, muy cerca del Panteón.

Todavía los viejos vecinos de El Panteón y Cantarrana, recuerdan a Blasina, la niña vendedora de huevos a quien aquel anciano tornó en azules sus ojos negros y la salvó del terremoto, en agradecimiento de que había sido generosa y noble con él. Viejas historias y leyendas del viejo San Felipe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s