Nicolás Ojeda Parra ganó el maratón más largo del mundo

Él había llegado a Los Teques un día antes sobre un camión cargado de plátanos

William Ojeda García*

“Nicolás Ojeda Parra ganó el maratón más largo del mundo”. De este modo tituló el fraterno amigo Eleazar Díaz Rangel, actual director del diario Últimas Noticias; un interesante artículo publicado en dicho rotativo a página entera sobre la dura prueba maratónica con una distancia de 60 kilómetros, realizada entre Caracas y La Victoria (Edo. Aragua) la mañana del domingo 17 de Marzo de 1935, la cual ganó con registros sorprendentes el atleta yaracuyano, de apenas 21 años de edad, Nicolás Ojeda Parra, mi padre, de quien dentro de poco se cumplirán cien años de su nacimiento.

Salió de puntero y así llegó a la Victoria, Nicolás Ojeda Parra

Salió de puntero y así llegó a la Victoria, Nicolás Ojeda Parra

Díaz Rangel plasmó las incidencias en que se desarrolló esta carrera donde participaron 14 atletas del país, lo más granado en la especialidad considerada la prueba rey del olimpismo. Con el agradecimiento por el generoso gesto de Díaz Rangel, Hijo Adoptivo de Yaracuy, al dedicarle dicha crónica a quien fuera su amigo de toda la vida, reproducimos íntegramente la misma por considerarlo un valioso documento que, seguramente, tendrá algún valor para la historia del deporte yaracuyano y, por extensión, para la historia deportiva nacional.

“El maratón más largo del mundo. Se corrió el 17 de marzo de 1935 y lo gano un yaracuyano. Esta noticia llegó a todos los países donde se practicaba boxeo en 1935: “Caracas, Marzo 18 (AP). El venezolano Simón Chávez, peleando bravamente, alcanzó anoche una decisión sobre Kid Chocolate, de Cuba, en el combate a 10 rounds que ambos celebraron aquí”. Ese lunes, toda Caracas hablaba del triunfo del Pollo de la Palmita. Había derrotado a quien seguramente se considera el mejor boxeador cubano de todos los tiempos, y a pesar de que algunos cronistas opinaron que el Kid estaba acabado, después hizo 35 peleas, ganó 32, para un record de 121 triunfos, 6 reveses y 5 tablas.

En la Victoria, un joven yaracuyano, aficionado al boxeo, fanático de Chávez, pedía que lo llevaran a una casa con radio donde pudiera escucharse ese combate. Por supuesto, como héroe del día, todos trataron de complacerlo. ¿Y quién era ese tipo a quien algunos diarios llamaban “Símbolo Olímpico”?. En Diciembre de 1934 se celebraron en Caracas las Olimpiadas Deportivas Nacionales, con participación de 13 estados, entre ellos Yaracuy, con un atleta. Ese era Nicolás Ojeda, quien corrió los 10.000 metros y clasificó tercero. Él había llegado a Los Teques un día antes sobre un camión cargado de plátanos, vino a pie a Caracas y buscó la sede del diario El Heraldo donde hablo con Mr. Fly (Simón B. Rodríguez), quien lo inscribió y lo alojó en su casa”.

“El domingo 17 de Marzo del 35, antes de la famosa pelea, se corrió la carrera a pie más larga del mundo, desde Caracas hasta La Victoria, 60 kilómetros. Entonces, la mayor distancia era el maratón que como ustedes saben toma su nombre de la ciudad donde 420 AC hubo una batalla entre griegos y persas, cerca de Atenas y terminada con el triunfo griego, el general Milciades ordenó al soldado Filipides que diera la noticia, lo que este hizo apenas llego y dicen que murió en el acto. Esta historia se ha contado miles de veces, aunque Heródoto tiene una versión muy distinta”.

“Hubo que esperar hasta 1896, en la primera olimpiada moderna, para que se corriera un maratón que ganó un griego. En la Olimpíada de Londres (1904) por primera vez se corrieron 42,195 ms, con llegada debajo del palco real. Con el tiempo se fueron multiplicando esas carreras. Hoy deben programarse más de 1.000 cada año, la más antigua es la de Boston, de 1987, y en América Latina, dicen que la de Panamá (1973). El maratón de Caracas se corrió 22 veces (1980-92). Esta del domingo 20, promovida por la CAF, es la primera que será reconocida oficialmente, 115 años después del primer maratón olímpico.”

Nicolás Ojeda Parra, de apenas 21 años, ganó el maratón más largo del mundo

Nicolás Ojeda Parra, de apenas 21 años, ganó el maratón más largo del mundo

Zancadas sin fin

“A sus 49 años, el belga Stefan Engels cumplió el reto de correr 356 maratones en 365 días. Cubrió 15.401 km y perdió 15 kilos y 25 pares de zapatos. En 1988, el inglés Raymond Hubbard participó en tres grandes pruebas (Belfast, Londres y Boston) en días consecutivos, del 16 al 18 de Abril, con acumulado de 8:22:31. Entre Febrero y Mayo de 1999, Tim Rogers corrió siete maratones en 99 días, y de 1974 a 2004 el alemán Horst Preister hizo 305 carreras de 42,195 km. En el maratón Des Sables, en el Sahara marroquí, se cubren 243 km en seis días. En Boston se dan cita 25 mil corredores”.  

Caracas – La Victoria

Regresemos al 17 de Marzo de 1935. Eran las 3:40 de la madrugada cuando en el Km 15 de Las Adjuntas los jueces de partida, Simón Rodríguez, Andrés Gallardo campeón de la garrocha de las olimpiadas y Marcos Hernández Solís, campeón de los 100 mts, sonaron el pistolazo. Los 14 corredores comenzaron a moverse entre la oscuridad apenas alumbrada: Delfín Tovar, 2. José A. Porras, 3. Ramón H. Navas, 4. José Pascual, 5. José A. Navarro, 6. Emilio Delgado, 7. José Bernal, 8. Miguel Gil, 9. Jesús Hernández, 10. Pantaleón Sánchez, 11. Alberto Moctezuma, 12. Ramón González, 13. Nicolás Ojeda Parra y 14. Luis Álvarez. A cada uno de ellos se le asignó un ciclista vigilante y en diversos vehículos viajaban siete auxiliares y masajista. Ojeda y Bernal tomaban rápidamente la punta y corrieron unos cinco kilómetros juntos, hasta que el yaracuyano apuró el paso, se desprendió de Bernal y desde ese momento lo acompañó de cerca José Orta el ciclista que lo vigilaba. En su soledad, repasó sus prácticas en las calles de San Felipe, corría hasta Guama y Marín, entre gente extrañada que lo veía pasar. Salió de Los Teques un tanto confundido, no estaba seguro de que iba en la punta y le preguntó a Orta si alguien lo había pasado. “No, nadie, usted va solo”.

Siguió corriendo al mismo ritmo, sudaba copiosamente, y respiraba sin dificultad. En Las Tejerías, Bernal seguía segundo, cinco kilómetros atrás. No había pelotón, ya se había distanciado los doce corredores que quedaban, José Navarro y Pantaleón Sánchez, habían abandonado. A las nueve de la mañana pasó por El Consejo, todavía le quedaba un largo trecho por recorrer, uno de los vehículos con auxiliares se le acercó y le echaron un poco de agua. Orta le dijo que se iba a adelantar, creía que estaban cerca de La Victoria, y cuando regresó, le informó que había gente esperando la carrera y que apenas le quedaban unos cinco kilómetros. Ojeda creyó que era el momento de apurar un poco, se sabía ganador, y a medida que se acercaba comenzaban a vitorearlo, lo aplaudían, hasta que a las 10.10 AM cruzó la meta. Pedro Rivas y Manuel Sosa, como jueces de llegada, confirmaron su triunfo, midieron 6 horas y 30 minutos. Lo atendieron los auxiliares en un centro de salud, le dieron a beber agua con algodones, y a los pocos minutos se había recuperado del tremendo esfuerzo y regresó a la meta.

José Bernal llegó a las 10.40, media hora después de Ojeda. Navas lo hizo a las 10.50, Gil a las 11.21, Moctezuma a las 11.35, Delgado a las 12,50. Nicolás Ojeda estaba rodeado de gente, entre ellos el Br. Manuel A. Malpica (en 1941, mánager del campeón mundial de béisbol), le preguntaban de todo. Lo llamaron a recibir un ramo de flores que le entregaba Miss Aragua: Lourdes Witner: A la una llegó el último, siete abandonaron; todos fueron invitados a un almuerzo y a la entrega de premios, los principales donados por la Cigarrera Bigott y La Económica, distribuidora de anisado Garlín y cigarrillos Lucky Strike. Ironías del deporte. El lunes 18, las páginas deportivas destinaron casi todo su espacio a la pelea Chávez – Chocolate. El Nuevo Diario reseñó la carrera con el título “Nicolás Ojeda ganó de punta a punta” y una foto de J.A. González a 4 col. de la llegada. Sólo se les olvidó decir entonces: era el maratón más largo del mundo”.

Lourdes Witner, Miss Aragua y gente del pueblo, recibieron con honores a Nicolás Ojeda Parra, luego del triunfo en La Victoria

Lourdes Witner, Miss Aragua y gente del pueblo, recibieron con honores a Nicolás Ojeda Parra, luego del rotundo triunfo en La Victoria

Nicolás Ojeda Parra nació en San Felipe el 9 de noviembre de 1913. A temprana edad queda huérfano de padre y madre y junto a sus hermanos se enfrentan con penurias y sacrificios a la nueva realidad de sus vidas. Murió en San Felipe el 13 de septiembre de 1996. *Investigador Oficina Cronista de San Felipe williansyaracuy@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s