Blanca Estrella de Méscoli, primera maestra compositora de Venezuela

Como compositora, la obra de Blanca Estrella tiene singular importancia en la música académica venezolana

Hugo Álvarez Pifano

Blanca Estrella es una firme exponente del nacionalismo musical venezolano. Ella parte de la búsqueda de una expresión que nace de símbolos, sugestiones y juegos de ideas, que conforman una música de profunda emoción local. Su obra más significativa es el poema sinfónico María Lionza, con textos de José Parra, que traen el mensaje de una delicada y al mismo tiempo fuerte poesía. Delicada, por su fina expresión. Fuerte, por su contenido, armado en las aristas más duras de su tierra: las viejas historias, leyendas y mitos del Yaracuy.

Blanca Estrella de Méscoli

La obra más significativa de Blanca Estrella de Méscoli, es el poema sinfónico María Lionza, con textos de José Parra

La vida de Blanca Estrella es un buen ejemplo de lo que puede una decidida vocación, frente a las adversidades de un medio que no ofrece condiciones para una formación musical adecuada, ni para el desarrollo del talento artístico. En su niñez y años de juventud anduvo con su familia deambulando por pueblos muy pequeños de entorno rural y siempre tuvo que trabajar como maestra para proveer a su sustento. Nunca disfrutó de becas, bolsas de estudio o ayudas generosas de algún mecenas. En efecto, Blanca nació en San Felipe, Estado Yaracuy el 5 de septiembre de 1910. En esos tiempos el pueblo no tendría más de diez mil habitantes y la única persona que fungía como maestro de música era Rafael Limardo, el sochantre de la Iglesia Matriz de San Felipe. Un viejo de muy mal carácter, pero dotado de un gran talento interpretativo como organista, muy ducho en tocar la música de José Ángel Lamas y los otros compositores del período colonial venezolano.

Con Limardo, quien era su primo, inicia su formación musical. Posteriormente, se residencia en Aroa y prosigue sus estudios de órgano con Arturo Van der Veldt. Más tarde se traslada a Tucacas, Trujillo y Santa Rita, en las cercanías de Barquisimeto, en esta última ciudad estudia con Franco Medina. Finalmente en 1940, llega a Caracas e ingresa a la Escuela Nacional de Música, donde estudia con Pedro Antonio Ramos, Moisés Moleiro y en la cátedra de composición de Vicente Emilio Sojo. El 30 de julio de 1948, fecha de su graduación, Blanca Estrella se constituye en Venezuela como la primera mujer en obtener el título académico de Maestra Compositora.

En 1949 contrae matrimonio con Mario Méscoli, un talentoso violinista italiano quien tocó en los primeros atriles de la OSV e integró el Trío Nacional junto con Lina Parenti (piano) y Alberto Calzavara (violonchelo); así mismo, formó parte del famoso Cuarteto Galzio, como ejecutante de viola, junto a Olaf Ilzins (violín), Nicolae Sarpe (violonchelo) y Corrado Galzio (piano). Ese mismo año, obtuvo su diploma de profesora de educación musical y realizó con Primo Cásale un post grado en composición.

Como compositora, la obra de Blanca Estrella de Méscoli tiene singular importancia en la música académica. A este respecto, su producción ha recibido numerosos reconocimientos: el Himno Bolivariano, obtuvo el Primer Premio en ocasión de la celebración de los III Juegos Bolivarianos, Caracas, 1952. La Suite para piano, logró el Premio Teresa Carreño en 1953. Con la canción La caña la están cortando, se hace acreedora del Diploma de Honor en el Concurso Nacional de Composición de 1955. Con el poema sinfónico María Lionza, obtuvo el Premio Vicente Emilio Sojo en 1958. El Ballet Miniatura ganó el Primer Premio, mención música de cámara en 1965, en ocasión en que le fue otorgado el Premio Nacional de Música. Nuevamente en 1968 obtiene el Premio Nacional de Música con Tres movimientos para doble quinteto. Una vez más gana el Premio Nacional de Música en 1972 con la Suite para piano. Igualmente, se alza también con el Primer Premio del Concurso del Museo del Teclado en 1974 con otra Suite para piano.

Entre sus obras más destacadas en la música sinfónica y coral, cabe mencionar, Fantasía de Navidad, suite sinfónica, 1948; Estampa Sinfónica: Rumores de Sorte y Escenas de caza, con textos de M. F. Rugeles y L. Machado, 1952; Oratorio Breve para Ríos Reyna, con textos de Rhazes Hernández López. Estrenado en el Teatro Municipal de Caracas con motivo de la muerte del maestro; Dos imágenes: Antaura y Uranza. Poema Sinfónico; Suite Teresa Carreño; Ballet de la Hormiguita y el Ratón Pérez; Imagen del Barquisimeto Romántico. Ballet, 1967; Mundo de juguetes. Ballet; Cuadro sobre una imagen popular. Ballet.

Escribió también música para piano y para conjuntos instrumentales: Álbum de sonatinas y piezas para piano; Sonatina N° 7; Suite Lisbeth; Beatriz Peña Gómez, suite para piano, 1966. Estrenada en Buenos Aires por Lidia Negri; Sonata para piano; Danza para dos pianos; Danza de los Vivares para dos pianos; Sonata para violín y piano, 1962; Trío para piano, violín y violonchelo, 1964; Elegía, para orquesta de cuerdas, arpa y quinteto de vientos, 1980; Danza Yurubí, cuarteto con piano. Su producción de música vocal es muy amplia, como una muestra indicativa podemos citar: 25 canciones para niños, con texto de Blanca Estrella; Tríptico para soprano y piano; y Canción de cuna.

Como compositora de valses su producción es extensa, entre los más conocidos cabe citar: Nostalgia yaracuyana, 1948; Valse, nocturno y joropo en fuga, 1953; Antonieta, vals para piano y viola, 1962; Chichiriviche, 1975; Embrujo, 1975; Clara luz, 1975; El valse del minuto de Frederick Chopin, una suite basada en temas del vals homónimo de Chopin Op. 64 N° 1, escrita por encargo del Museo del Teclado y estrenada por Rosario Marciano en 1977, en ese mismo lugar; Pueril, 1982; Ana Carolina, 1983; La reina, 1985; Marilín, 1985; Yaracuyana; Rhaiza; Elena; Lesbia; María Cristina; y Aurora. Tiene también numerosas piezas que se suelen denominar melodías y se cantan como canciones, bambucos, boleros y valses: La música me hace a mí, Mientras las horas pasan, En el mormullo de una corriente, Pescando en mi mente, Rosas de la tarde, Sueño de Ángel, Lejos de ti, Enamorada, Mi retrato, Hasta morir, El triangulo, Al amanecer, Amor de madre, Juanita, El Faisán, Papá cocó, Juan Bimba, y Gardenias.

En San Felipe, su pueblo natal y en general en todo el Yaracuy, esta destacada compositora es objeto de merecido reconocimiento: El “Conservatorio Blanca Estrella de Méscoli” es el lugar donde se preparan las nuevas generaciones de relevo de la música venezolana. En fecha reciente, el distinguido tenor Idwer Álvarez dictó un taller de canto lírico, con especial mención a la obra de esta artista. Igualmente, se celebra en San Felipe, el Festival Internacional de Guitarra, con la participación de importantes guitarristas locales y se interpretan sus piezas musicales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s