Edgar Giménez, Cirilo Mendoza y Luis Guarenas en la memoria de San Felipe

Ellos nos entregaron lo mejor de esa riqueza espiritual

William Ojeda García

Las artes plásticas yaracuyanas han tenido valiosas figuras que contribuyeron a enriquecer nuestro acervo cultural. Tres de esos creadores tienen nombre propio en el contexto de la pintura nacional: Edgar Giménez Peraza, Cirilo Mendoza y Luis Guarenas.

Y qué mejor momento como este cuando casi cerramos el calendario hacia el inicio de un nuevo año, y casi nos hemos acostumbrado a recibir saldos lamentables de los ciclos que se van para recordar a estos artistas que nos alegraron la vida, a soñar y cargarnos de esperanzas. Porque el talento en sus manos prodigiosas pudo construir cosas cargadas de un profundo humanismo, llenas de poesía lírica, hermosa e inimaginable que da el arte. Esas manos que pudieron poner en relieve aquellas cosas tiernas y sencillas jamás podrán irse; ellas lograron que el arte fuera eso ¡arte!. Todo ese talento yaracuyano hecho para la creación, la pusieron en sendas formativas de la sociedad, necesaria, regeneradoras de la humanidad.

Cirilo Mendoza

Cirilo Mendoza, la ingenuidad del color de un pintor yaracuyano

Ellos nos entregaron lo mejor de esa riqueza espiritual, haciendo posible que el arte saliera de sus lugares usuales para convertirse en elemento común en la vida, sembrándose en el corazón de la gente, el pueblo hecho ciudad que no los olvida. Esa misma gente que comenzó a ver la utilidad inmediata del arte que ha contribuido a clavar la cultura, el alma y el espíritu humano a un nivel donde el espectador se sienta que es partícipe y miembro de algo que es bello, elevado y hermoso. Y la gente de mi ciudad lo siente así, porque estos artistas pusieron su corazón en el alma popular, todo lo que veían y sentían venía de lo profundo del alma colectiva.

Edgar Giménez Peraza

Edgar Jiménez Peraza nació en San Félix, estado Bolívar, el 1º de Mayo de 1948. Desde muy temprana edad sus padres lo trasladaron a San Felipe donde realizó su educación primaria en la Escuela “Juan José de Maya” y Colegio “Fray Luìs Amigó”. La educación secundaria la desarrolló en el Liceo “Arístides Rojas”, para luego pasar a la Escuela de Artes Plásticas “Carmelo Fernández” donde se gradúa en la primera promoción en Arte Puro. Además realizó estudios en el Centro Gráfico del INCIBA, Arquitectura y Urbanismo en la UCV-Caracas, así como Diseño, Arquitectura Moderna e incursionó en la Escuela de Letras de la misma universidad.

Edgar Giménez Peraza

Edgar Giménez Peraza, poeta del lienzo

Lo abstracto de su ingenio, el paisaje, las figuras y todo lo que brotaba de su intelecto fecundo -que enriquecieron su corazón- le entró por los ojos para dejarlas como huellas indelebles en el tiempo. Participó en l Exposición de Jóvenes Artistas, UCV, Caracas, Figuración Colectiva de Dibujo y Pintura. Igualmente en la Galería La Nueva Generación XXX, Salón Oficial de Arte Venezolano de Dibujo y Grabado en el Museo de Bellas Artes de Caracas. En 1973 participó en el Primer Salón de Jóvenes Artistas de Habla Hispana-Caracas. En 1976 en la Exposición subasta en la Galería Viva México-Caracas: XXXV Salón de Artes Visuales “Arturo Michelena”-Valencia; 1978 Salón de Arte FONDENE en Porlamar; 1980 Galería de Arte “Lisandro Alvarado”-Barquisimeto; 1984 Salón Aragua, en Maracay; 1987 Interrogaciones al Arte en el Museo “Carmelo Fernández”, San Felipe; 1988 Exposiciones Libres-Salón Nacional de Artes Plásticas. Galería de Arte Nacional, Museo de Artes Visuales “Alejandro Otero”. En su trayectoria Edgar Jiménez Peraza recibió muchos reconocimientos a su obra, destacándose en 1979 Premio Emilio Bogio XXXV Salón de Artes Visuales “Arturo Michelena”-Valencia; 1992  Primer Premio VII Salón “Carmelo Fernández”, Museo “Carmelo Fernández” San Felipe y en el 2001 recibió la Orden 19 de Marzo en su Tercera Clase, San Felipe.

Cirilo Mendoza

Cirilo Mendoza es otro de nuestros grandes artistas plásticos. Nació en Marín, Estado Yaracuy en 1920. Pintor autodidacta, fallece el 24 de Septiembre del 2004. Fue un sobresaliente artista cuya obra tiene trascendencia nacional y más allá de nuestras fronteras.

Fue un artista noble, humilde con un portento creativo increíble. Realizó  muchísimas exposiciones, entre las cuales podemos destacar: 1967, Paisajes de mi Pueblo en la Biblioteca Pública de Marín; Colectiva de Artistas Ingenuos en la Galería Nueva Generación, Caracas 1969; Faenas del Campesino, en la Galería Viva México de Caracas,1975: Motivos Populares de Cirilo Mendoza, Galería de Arte Tupi Nambà, Aragua; Cronista de Un Tiempo en Marín, Museo Carmelo Fernández de San Felipe 1989; Cronista de un Tiempo en Marín, Museo de Arte Popular “Salvador Valero” de Trujillo, Casa de la Cultura “Juan Félix Sánchez” en Mérida, Galería Manuel Osorio Velasco en el Estado Táchira 1990: Cinco Creadores del Arte Popular, Universidad Simón Bolívar en Caracas 1991.

También participó en el XIV Salón de Pintura del Ateneo de Carúpano y Autorretratos en el Museo Carmelo Fernández de San Felipe en 1997. En ese mismo lugar expuso individualmente: Visión de la Mujer en 1007 y en el 2001 participa en el XI Salón de Artes Visuales Carmelo Fernández, en el museo que lleva el mismo nombre en la capital yaracuyana. También participó en una muestra colectiva de artistas yaracuyanos en el Consejo Legislativo de Yaracuy.

Por sus valiosos trabajos artísticos Cirilo Mendoza recibió reconocimientos importantes: Premio a la Trayectoria Artística, V Bienal Nacional de Arte Popular Bárbaro Rivas, Premio Ateneo de Carúpano 1997; Mención de Honor X Salón de Artes Visuales Carmelo Fernández: II Premio VII Salón de Artes Visuales de Cojedes. En el año 2000 recibe del gobierno de Yaracuy la Condecoración Orden 19 de Marzo, además del Premio Nacional de Cultura Popular otorgado por el consejo nacional de Cultura. En el 2003 recibe el Premio Nacional de cultura Popular, Conac y Primer Premio del XI Salón de Artes Visuales Carmelo Fernández.

Luis Guarenas

Luis Guarenas nació en Valencia, Estado Carabobo, en 1910. Buena parte de su existencia transcurrió en Yaracuy, donde formó familia y desarrolló su vida artística. Su imaginación, como los artistas antes nombrados, era todo un encuentro con la naturaleza, con toda la belleza de la vida, por ello sus manos pudieron poner en relieve los paisajes y todas aquellas cosas hermosas perdurables.

Don Luis Guarenas, como cariñosamente se le llamaba, fue un artista íntegro que amaba con pasión todo lo que hacía, lo que brotaba de su  imaginación  para llevarlo al lienzo. Fue un personaje querido del Yaracuy que hoy lo recuerda con admiración.

Don Luis Guarenas

El maestro de la espátula Don Luis Guarenas

En 1943 expone en el Salón de Los Independientes, Museo de Bellas Artes de Caracas: 1957, Salón Empaire, Maracaibo Estado Zulia: 1958, Salón de Arte “Julio Arze”, Museo de Barquisimeto Estado Lara y, Salón de Artes Visuales “Arturo Michelena”, Ateneo de Valencia Estado Carabobo. En 1971 participa en la Exposición Individual en la Galería Rodi de Puerto Cabello y el año siguiente en otra muestra individual en la Galería “Cristóbal Rojas” en la capital carabobeña y en la Galería “Rafael Monasterios” de Barquisimeto. En 1972 lleva su obra a la Galería André de Caracas y en 1977 en la Galería Centro de Ingenieros del Estado Zulia, Maracaibo. Ese mismo año obtiene el Premio Concurso Anual de la Marina de Guerra, Puerto Cabello. Además don Luis Guarenas recibió merecidos reconocimientos por su labor artística y  humanitaria de distintas instituciones tanto de Yaracuy como de otras partes del país. En San Felipe tenía su propio taller donde plasmaba su talento y además fue cátedra permanente para los jóvenes que incursionaban en las artes plásticas quienes lo consideraron un verdadero maestro. Don Luis Guarenas participó activamente en otras actividades que tenían que ver con el desarrollo de Yaracuy, dando aportes valiosos y productivos, cuestión que hoy se le recuerda con profunda gratitud.

Aunque estos tres colosos de las artes plásticas yaracuyanas fallecieron, San Felipe hoy los tiene presentes en su memoria, la memoria que le da valor a la crónica para perpetuarlos en el corazón del pueblo y penetrar espacios de sentimientos de afecto por el terruño. Forman parte de nuestros recuerdos de otros tiempos con nostalgia, lo que nos permite reencontrarnos con nuestros hermanos y hermanas, con todos esos valores que nos pertenecen, con todo aquello que está sembrado en nuestra conciencia, hecha patrimonio de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s