Unas reflexiones sobre el libro “El San Felipe de ayer”

La obra está elaborada para quienes no temen a olas encrespadas ni nubarrones cuajados de interrogantes

Prof. José Ramón Avendaño

En sus aquilatadas publicaciones el gran venezolano don Mario Briceño Iragorry insistía que la Historia es la savia fundamental para la existencia de los pueblos. Para querer a los hombres, sus obras y la tierra que le sirvió de cobijo hay que conocerla, tener conocimiento del momento y de la carga de elementos que heredamos, que somos portadores de un quehacer que está en nosotros y con nosotros, de raíces muy profundas.

Portada del libro El San Felipe de ayer

Portada del libro El San Felipe de ayer, de Horacio Elorza Garrido (Foto: Magaly Martínez)

Según este extraordinario visionario, sólo si sabemos de dónde venimos, podemos afrontar el reto de vida que tenemos por delante y transcender en el tiempo para dejar a las generaciones venideras las herramientas constructoras de un futuro mejor.

Empleamos los planteamientos e ideas de Briceño Iragorry para hablar de la obra “El San Felipe de Ayer”, de Horacio Elorza Garrido con prólogo de Hugo Álvarez Pifano. Son crónicas llevadas en forma magistral que hacen que el lector no quiera despegarse de ellas. Es la Historia menuda que nos brinda la oportunidad de volver a conocer la ciudad pequeña, humana, rica en un hacer constructivo y ejemplarizante que estamos obligados a llevar como legado cognitivo y material porque somos parte de esa realidad.

El libro es una recreación de la vida, de un pasado que está muy cerca y que tiene como meta cimentar el amor hacia la pujante ciudad e impulsar los valores contentivos de la yaracuyanidad. La proyección de la encomiable labor que hombres y mujeres de la antigua ciudad realizaron junto al fomento de la dignidad humana, la recta conducta familiar, laboral, política y económica.

El marco histórico cultural que nos presenta Horacio Elorza está lleno de anécdotas fascinantes, algunas tratadas con delicadeza para no herir susceptibilidades y otras repletas de gracia fina que constituyen un verdadero desafío para la imaginación del buen lector. Desafío que encontramos en muchas páginas en donde el autor para no meterse en “honduras” las deja para que el lector intuya sus propósitos o concluya lo expuesto en un ejercicio  imaginario. Excelente técnica que enamora a quien tiene el libro en sus manos y lo conduce a ser partícipe de las tantas aventuras, de relatos y de hechos ciertos.

El autor apela a la mejor tradición del pueblo, a los valores ancestrales, a la cultura como comunidad, al espíritu colectivo y a la estampa y recuerdo de personajes que ayudaron a construir el San Felipe que aquí se nos relata.

Detrás de cada narración subyacen los hechos históricos que pertenecen al hilo de larga duración contentivo del proceso histórico construido en la ciudad Capital. Esa es la microhistoria la cual se puede plantear de muchas maneras, tal como lo hace Horacio Elorza al mezclar estilos literarios, llevados todos con fina prosa para dar a conocer lo que pasó en ese ayer que nos pertenece.

No queremos dar a conocer aquí los hechos y personajes, lo dejamos en manos del lector. Manifestamos sí que la obra está elaborada a la medida para crear y soñar, para quienes no temen a olas encrespadas ni nubarrones cuajados de interrogantes. Es una mirada al pasado sin establecer juicios sobre lo acontecido ni responsabilidades en el presente. Plantea aspectos anecdóticos y cuando se refiere al presente nos deja una sabia reflexión para concientizar sobre determinada coyuntura. Igualmente nos trae una proyección hacia un futuro deseable y obligante.

Horacio persigue fortalecer el gentilicio yaracuyano enfocado en su pueblo natal, pero hechos y personajes pueden ser aplicados en cualquier espacio geográfico del medio Yaracuy. Para despedir estas líneas queremos decirle al autor de las crónicas que nos dejó con el sabor a más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s